INVESTIGADOS POR PREVARICACIÓN; CONDENADOS POR NO TENER PALABRA.

 

Todos ya sabemos que la justicia ha investigado por un presunto delito de prevaricación a la alcaldesa socialista Inma Sanchez y al concejal de Alternativa por Santomera/Podemos Joaquín Rubio. Ya sabemos que estaban imputados por un delito relacionado con la corrupción como es la prevaricación. La justicia provisionalmente ha desimputado a ambos en el dia de hoy. Eso si, lo que sí ha sido condenada es su credibilidad, su palabra, su ética.

Se dice que el valor de una persona se mide por cuánto vale su palabra. Cuanto menos vale una palabra, cuanto más se miente, menos vale la persona en cuestión. Han sido muchas las mentiras del bipartito durante estos años, han sido muchos los incumplimientos, pero el no dimitir estando imputados por un delito de prevaricación es la gota que colma el vaso.

Ambas formaciones han exigido desde siempre que los imputados/investigados por prevaricación deben dimitir desde que son investigados, ambas personas han exigido dimisiones por los mismos delitos a personas imputadas (aunque estas finalmente fueran absueltas o declaradas no culpables). Lo lógico, por coherencia, decencia y dignidad sería haber dimitido, haber dimitido hace un mes, cumpliendo su palabra de dimitir si eran imputados en esta clase de delitos, haber dimitido y esperar a que la justicia decidiese su culpabilidad o inocencia. En lugar de tener palabra, en lugar de respetar a quienes les votaron creyendo en su palabra, en lugar de ser coherentes, se agarraron al sillón, a sus abultados sueldos públicos con el dinero de todos. Donde dije digo… digo diego.

No sabemos si la justicia les condenará o no finalmente (hoy han sido desimputados), pero sí que su palabra está condenada, que su palabra no vale nada, que no están donde están por el interés general sino por sus propios intereses. Han sido muchas, muchas las mentiras que durante estos 3 años el bipartido ha realizado. Siendo difícil enumerar todas sus mentiras e incoherencias sin utilizar no menos de varias decenas de páginas, si recordaremos algunas para facilitar la comprensión del problema y el nulo valor de sus palabras.

1) Hay quienes decían que jamás formarían parte del equipo de gobierno, que con la casta socialista no gobernarían. A la hora de la verdad, ante la duda entre mantener los principios o liberarse para obtener dinero… Sus principios eran los que eran, pero a la hora de la verdad, se decidió por EL DINERO.

2) Hay quienes decían que era inmoral, que eran unos saqueadores de lo público los concejales que cobraban más de 1000 euros/mes (12.000€ año). Esos que prometían que jamás cobrarían esas cuantías por ser indignas… Ahora el concejal Joaquín Rubio cobra 27.500€… Sus principios eran los que eran, pero a la hora de la verdad, se decidió por EL DINERO.

3) Hay quienes decían que los imputados/ los investigados por prevaricación debían dimitir antes de haber incluso de haber juicio (la misma situación en la que se encuentran los imputados socialistas-alternativos). Que incluso publicaban notas de prensa en los periodicos exigiendo por los mismos delitos sus dimisiones. Esos eran los principios que vendieron… pero una vez fueron imputados, no dimitieron, no lo hicieron porque si dimitían dejaban de seguir lucrándose con el dinero público de todos… Sus principios eran los que eran, pero a la hora de la verdad, se decidió por EL DINERO.

Por esto su palabra ya no vale nada, porque sus principios son EL DINERO, porque que importa lo que dijeran o prometiesen cuando hay DINERO de por medio. ¿Por qué iban a dimitir pudiendo seguir llenándose los bolsillos de DINERO PÚBLICO? ¿Por qué van a ser honestos y cumplir su palabra si esto les supone DINERO?

Nosotros siempre hemos defendido que los imputados por prevaricación deben dimitir y si posteriormente se demuestra su inocencia pueden volver a su vida política. Esta es la diferencia entre quienes luchan contra la corrupción y entre quienes la amparan. Y desde luego, la palabra es lo primero. Es indecente mentir a los vecinos siempre con el mismo fin, seguir llenándose sus bolsillos. Si hubieran sido honrados y cumplido su palabra hoy podrían volver como personas desimputadas y con palabra. Sus intereses personales les cegaron y por ello su palabra ha quedado condenada.

Poderoso DON DINERO…